Badabun te recomienda

Satélite de la NASA descubre algo escalofriante en Brasil. Ya mandaron a miles de soldados…


A pesar de gozar de la más alta tecnología y los mejores avances en la medicina, en general tenemos todo para tener una vida cómoda y de mayor calidad. Sin embargo, recientemente se han descubierto asentamientos humanos muy alejados, que a pesar de estar ya en el siglo 21 parecen no haber estado jamás en contacto con la tecnología o ningún tipo de contacto con el mundo actual ¡Es algo realmente fascinante! La tribu de la que hablamos se encuentra en el Amazonas y sus habitantes son conocidos como Yanomami. Pero ¿Por qué resulta tan impresionante éste hallazgo? 



Hace algún tiempo, la NASA dio a conocer varias imágenes en las que lograron captar una estructura aparentemente de madera, la cual tenía forma de círculo. Tras varias investigaciones, se llegó a la conclusión que se trataba de chozas, cada sección del techo albergaba a una familia yanomami. 



Algunas otras imágenes han sido captadas desde helicópteros que vigilan a la tribu, ya que buscan conocer más acerca de su vida en aislamiento, sin embargo, no hubo una respuesta muy amable por parte de los lugareños, pues al parecer no tienen interés alguno por ir al mundo exterior ni conocer sobre la tecnología actual. 


Estos nativos del Amazonas se dedican principalmente a la caza y recolección, viven completamente en armonía con la naturaleza, pues ésta les provee de comida, refugio, vestimenta y es su hogar, su patrimonio. Son sumamente respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, no todo en la vida de los yanomami ha sido fácil, ya que existen dos problemas con los que éstas personas tienen que lidiar: La minería ilegal y la ganadería masiva. 

Se encuentran regularmente a saqueadores de oro, quienes no respetan los límites del territorio yanomami, estos hombres son peligrosos ya que portan armas y pueden llegar a ser muy agresivos con los lugareños; en cuanto a la ganadería masiva, ésta afecta la vegetación y destruye el ecosistema, ya que acaban con enormes sectores de la selva y alteran el equilibrio de la naturaleza. 


Los yanomami viven una vida tranquila, lejos del ruido y la agitada vida de la ciudad, además, existe un factor de riesgo que podrían traer los invasores mineros: Enfermedades. Debido a su aislamiento, los indígenas del Amazonas no han desarrollado anticuerpos contra la Malaria y ellos desconocen virus como el VIH, el peligro mayor es que se desate una epidemia, pues eso podría acabar con esta etnia. 


Para evitar este tipo de desajustes y proteger a la tribu, el gobierno brasileño ha tratado de buscar soluciones que regulen y protejan los derechos de los yanomami, quienes apoyan esta causa han desarrollado un departamento de asuntos indígenas, además de contar con la ayuda de algunos activistas. La preocupación crece día a día, pues está a punto de aprobarse una ley que protege a los mineros para que la actividad deje de ser ilegal y que la ganadería tenga poder sobre el territorio del Amazonas. 


Esto simplemente creará conflictos entre los yanomami y los invasores, o simplemente se despojará a cientos de comunidades de su lugar de origen, un acto sin sentido, ya que ésta tribu ha habitado esta zona desde hace generaciones.

Uno de los miembros más influyentes de la comunidad yanomami, el chamán Davi Kopenawa ha dado su opinión y ha confrontado los tratados que se propusieron, pues está dando permiso de saquear y explotar las tierras sagradas y naturales del Amazonas, él dice lo siguiente: 


“Nuestra tierra tiene que ser respetada. Nuestra tierr es nuestro patrimonio, un patrimonio que nos protege.” 



“La minería sólo destruirá los arroyos y los ríos y matará a los peces y al medio ambiente: y nos matará a nosotros. Y traerá enfermedades que nunca existieron en nuestra tierra.”


El sabio pertenece a una de las comunidades yanomami que han tenido contacto con el gobierno de Brasil, ya que buscan proteger a como dé lugar su territorio, de lo contrario no tendrían donde vivir. Sin embargo a lo largo del Amazonas hay más de 35000 personas pertenecientes a esta tribu tan antigua, aunque hay algunos grupos más selectos que se niegan a tener contacto con el mundo exterior, por ello, no se imaginan el peligro en el que se encuentran.  


Afortunadamente, el gobierno brasileño no está solo, ya que altos dirigentes de la NASA junto con algunos políticos influyentes han logrado conseguir refuerzos militares y así mantener vigilada la zona límite de la comunidad yanomami, para que ésta no sea invadida, además que se han avistado también cazadores de animales en peligro de extinción, lo cual resulta un gran problema. 


Esperemos que con el apoyo de ambos grupos poderosos se logre encontrar una regulación que proteja los derechos de éstos nativos, pues forman parte de una antigua civilización de la cual podemos aprender aún varias cosas, además  no sería justo desplazar o acabar con una cultura entera, la cual tenía generaciones cuidando el equilibrio natural de la selva.

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad