Badabun te recomienda

Niño sin hogar regala todo su dinero a una mujer enferma, 3 días después un millonario le…


Uno de los países más pobres y olvidados de todo el planeta fue testigo de una de las historias más fascinantes e inspiradoras de todas, comprobando que no importa las carencias que sufras, siempre habrá alguien con más necesidades que provocará que quieras ayudarlo aunque nunca lo pida y estará en tus manos apoyarlos a toda costa en este mundo que a veces puede ser despiadado, pues aun existe gente que sigue demostrando el corazón y la buena voluntad que existe en nuestro interior sin esperar absolutamente nada a cambio.


Un niño de Kenia le ha dado una tremenda lección al mundo entero a pesar de que a su corta edad ha sufrido como casi nadie, siendo abandonado por sus propios padres desde más pequeño, enfrentando hambres terribles y sobre todo luchando por sobrevivir en un país que día con día cae más en la miseria. 




John Thuo es el nombre de este pequeño héroe que es habitante de uno de los barrios más marginados de todo África, en Nairobi, Kenia. Encontrándose completamente solo por el abandono de sus padres sobrevivía alimentándose de las sobras que encontraba en la basura, pidiendo dinero en las calles de país de por sí pobre, además arriesgando su vida al pedir monedas a los abusivos que muchas veces se aprovechaban de ellos por su situación de calle. 

Un día como cualquiera, John se vio en la necesidad de acercarse a un auto para pedir dinero, pero lo que vio le cambió por completo la vida, dentro del vehículo había una mujer aferrándose a la vida por sus graves problemas de salud. Gladys Kamande debía permanecer conectada a unos aparatos todo el tiempo para seguir viviendo. Eso le rompió el corazón al pequeño. 


Dentro de él sentía la curiosidad de saber qué le pasaba a esta mujer, ella sufrió un fatal colapso pulmonar lo que ocasionó que fuera prácticamente imposible que respirara por su propia cuenta y forzosamente debía estar conectada a un generador y a un tanque de oxígeno; esta imagen era nueva para John, quien no pudo soportar la terrible imagen a pesar de lo que él sufría diariamente; por dentro dentro sabía que estaba completo y sano.


Pero eso no era todo, a sus 32 años Gladys ya había sido sometida a 12 peligrosas cirugías, y como toda intervención tiene sus riesgos, ella no corrió con suerte por el deficiente sistema médico de su país y dañaron su nervio óptico dejándola ciega, algo que al pequeño John lo impresionó, sentía un nudo en la garganta que lo hizo estallar en llanto.



A pesar de ser un niño huérfano que vivía en la calle por alguna razón se sentía mucho más afortunado que la mujer. Ella tomó sus pequeñas manos y le pidió que compartieran una oración para que Dios los cuidara a ambos, y como un impulso por ayudarla el pequeño tomó lo poco que tenía de valor y se lo regaló a la mujer para que pudiera venderlos y conseguir algo de dinero. 


Un curioso hombre que pudo presenciar la emotiva escena logró tomar una fotografía con su teléfono que no dudó en compartir en redes sociales y junto con la historia de Gladys pudo tocar las fibras más sensibles de millones de personas en el mundo. El mensaje llegó a ojos de un millonario que decidió permanecer en anonimato pero apoyar la causa sin obtener fama alguna, entonces inició una campaña de recaudación de dinero a la cual él dijo que de lo que se juntara él se comprometía a duplicar la cantidad.

Entre una comunidad de 2 mil personas que se unieron lograron recaudar la cantidad de 40 mil dólares y el misterioso hombre cumplió al duplicar la cantidad; fueron 80 mil dólares que se dividieron entre el pequeño y la mujer. Haciendo la conversión a su país cada uno obtuvo 4 millones de shillings, una cantidad suficiente para que la mujer siguiera con su tratamiento y el pequeño pudiera cumplir su sueño: estudiar. 

Lo más importante de esta historia es la valiosa lección que pudo darle a millones de personas en el mundo, demostrando la bondad y el amor hacia las personas sin esperar nada a cambio por el simple hecho de querer lo mejor para tu prójimo. Somos más los buenos en el mundo y juntos podemos hacer la diferencia.

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad