Badabun te recomienda

Lo que esta niña le pidió a Santa hizo que más de 50 policías llegaran a su casa…


Seguramente de niño esperaste ansioso que llegara diciembre y así poder ver a ese tierno y regordete hombre de la barba blanca con traje rojo para pedirle un regalo especial por lo bien que te portaste durante todo el año, el juguete de moda o simplemente algo que podría cambiar tu vida para siempre… 


María Eugenia, una pequeña de tan solo 7 años durante una tarde de diciembre hizo que todo Tlaxcala y el mismo Santa se unieran en una sola causa, que era cumplir su más profundo deseo para navidad. Ese día al llegar al centro comercial estaba haciendo fila para sentarse en las piernas de Santa, sus hombros caídos y con su rostro invadido por la tristeza fue su turno de hablar con el feliz hombre de la barba blanca. Ya sus piernas el hombre le pregunta qué es lo que quiere para navidad... con la voz temblorosa y tímida le dice ¨esta navidad yo no quiero juguetes, solo quiero que él deje de tocarme en las noches...¨, el hombre paralizado la ve fijamente mientras sus lágrimas se deslizan por sus mejillas. 




No sabía cómo reaccionar, lo que sí era seguro es que la furia invadió todo su cuerpo, la impotencia y la rabia ya eran parte de él en ese momento, pero mantuvo la calma y siguió escuchando a María. Inmediatamente supo que eso era más importante que cualquier otro regalo que le hubieran pedido… ¨no te preocupes mi niña, Santa te dará ese regalo, solo dime quién te hace eso¨, le preguntó a la pequeña.


Su llanto no paraba y con su delgada voz lo confesó: ¨Se llama José Armando y es el esposo de mi mamá, él se mete todas las noches a mi cuarto mientras mi mamá duerme, me besa y me toca todo el cuerpo y la maestra en la escuela nos ha dicho que nadie debe tocarnos. Santa ya no quiero que lo haga porque me hace llorar mucho y me duele cuando mete su cosa en mí¨. Como si estuviera avergonzada la pequeña no levantaba la mirada del piso, eso le rompió el corazón al hombre… tenía que hacer algo para ayudarla.

La historia se dio a conocer por diversos medios locales de Tlaxcala y todos aseguraron que José Armando y la madre de la pequeña llevaban dos años de matrimonio, y él era admirado por el simple hecho de hacerse cargo de una hija que no era de él, simplemente porque amaba a esa mujer, aparentemente un matrimonio perfecto. Sin embargo la realidad era otra, María Eugenia esperaba no llegar a su casa porque su madre constantemente la regañaba por rechazar a ese hombre, diciéndole que era una malagradecida por todo lo que hacía por ellas. Su madre no tenía ni idea.




La pequeña se sentía avergonzada y no sabía de qué forma decirle por lo que estaba pasando, cada día se sentía más triste y a su corta edad de 7 años le daba asco verse al espejo, ver su cuerpo, el que su propio padrastro tomaba cada vez que quería. Lo peor de todo es que tenía que soportar que la obligaran a decirle ¨papᨠa ese hombre, pero lo hacía con tal de que no la regañaran, suficiente pasaba en su vida como para soportar otra carga a su vida. 

Imagina la desesperación y poca confianza que le tenía a su madre que su única opción fue esperar a navidad para poderle decir a Santa lo que estaba ocurriendo con su padrastro, quien no se quedó tranquilo y fue así que le pidió la dirección a la madre supuestamente para llevarle un regalo sorpresa. 


Definitivamente cumpliría su promesa y lo primero que hizo fue dar aviso a las autoridades. Santa dejó un momento su lugar de trabajo para ir a casa de la pequeña y al darse cuenta que hasta 50 elementos de la policía rodeaban su casa no desaprovechó la oportunidad para darle un golpe a este terrible sujeto y su mejor recompensa fue ver a la pequeña desde la ventana sonriéndole. Al fin el espíritu navideño había llegado a ella.

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad