Badabun te recomienda

No creerás cómo luce hoy el hombre más fuerte del mundo. Hubiera sido mejor morir



No es extraño que hoy veamos cada vez a más personas obsesionadas por su apariencia, ese deseo que para algunos es inalcanzable de tener el cuerpo mejor formado, los abdominales más marcados y los bíceps más grandes; es obvio, pues nuestra sociedad valora mucho es aspecto físico, lo vemos todo el tiempo en revistas, anuncios publicitarios, televisión y por todo Internet, la mayor aspiración de cualquier persona debe ser la belleza y la perfección.

Un ejemplo de esta extraña obsesión por el cuerpo es Valdir Segato, conocido por muchos como ¨El Hulk moreno¨, quien a sus 48 años tiene una impresionante musculatura, aunque notarás que luce muy normal y enseguida sabrás el por qué.


El hombre a pesar de ejercitarse a diario, tiene muchísimos años utilizando una sustancia llamada Synthol, que es un compuesto de ácidos grasos que al inyectarse en el músculo, hace que éste crezca exageradamente y por eso luce poco natural. 


Pues esta adicción, es más común de lo que imaginan, muchos hombres utilizan estos compuestos químicos para poder tener la figura deseada, así complementan el ejercicio y los resultados son mucho más rápidos.


En el mundo del fisicoculturismo el Synthol es muy usado pero supervisado por profesionales, médicos y otras personas preparadas, quienes conocen los riesgos del abuso de esta sustancia, y Valdir no cuenta con apoyo de ningún tipo, incluso el mismo se pone las inyecciones.


Pero la realidad detrás de éste hombre va más allá de una obsesión desmedida por tener la mayor musculatura, conocidos de Valdir aseguran que su físico era muy pequeño cuando joven, y en la escuela era objeto de burlas y abusos, muchos han pensado que el trauma que vivió en esta parte de su vida, lo han orillado a esta adicción.


Cuando comenzó a inyectarse synthol, Valdir cambió ciertas cosas en su vida, pero desgraciadamente no fueron para bien, pues su salud se encontraba en peligro.

Como se aprecia en las imágenes, sus brazos están sumamente hinchados debido al producto, y estos empezaron a mostrar un desgaste exagerado.



Cuenta el mismo Valdir Segato, que su estructura tan delgada cuando joven, se debió también a su adicción a otras sustancias ilícitas, por lo que al superar su dependencia, decidió que no descansaría hasta tener los músculos del mismísimo ¨Hulk¨.

Su caso fue muy conocido a través de las redes sociales, y varios médicos le advirtieron al Sr. Segato que debía parar de inyectarse, pues podía perder brazos y piernas, debido a la inflamación tan exagerada de sus músculos, los cuales se iban deteriorando irremediablemente, aunque como era de esperarse, el brasileño ignoró estas recomendaciones.

¨Prefiero morir que perder mis músculos¨, dijo a los medios locales en una entrevista, tras darse a conocer el inminente peligro en que se encontraba su vida.


Pues es una lástima cómo alguien puede llegar a un punto en el que es mejor la apariencia ( en el caso de Valdir, totalmente antinatural) que la salud, fue así cómo meses después de la declaración de este hombre, que los médicos tuvieron que amputar brazos y piernas con tal de salvar su vida. Valdir ha perdido la esperanza y se encuentra muy deprimido, tanto que ha llegado al punto en el que pide le practiquen la eutanasia, pues como había dicho anteriormente, prefería morir, pero en su país esta práctica está prohibida, por lo que tiene que seguir viviendo en estas tristes condiciones.



Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad